Entrada destacada

Claves para conducir de forma segura en una tormenta

A finales de verano y comienzo del otoño se suelen producir tormentas intensas. Esta circunstancia implica tener en cuenta una serie de f...

sábado, 19 de agosto de 2017

Cómo usar correctamente las luces de emergencia

Las luces de emergencia de cualquier vehículo nos sirven para advertir situaciones anómalas en la vía, previniendo a otros conductores y evitando situaciones de peligro. A menudo vemos situaciones en las que se utilizan de forma incorrecta, ya sea por su ausencia o por utilizarlas en situaciones en que no corresponde su uso. ¿Sabes cómo usar correctamente las luces de emergencia? En este artículo te mostramos las situaciones en las que debes usar este sistema de alumbrado, en algunos casos de manera obligatoria y en otros donde es aconsejable su utilización. Imagen: Mic




CÓMO USAR LAS LUCES DE EMERGENCIA


Las luces de emergencia han de utilizarse para indicar o advertir que la presencia de nuestro vehículo puede ocasionar una situación de peligro para el resto de usuarios y para nosotros mismos. Esto puede deberse a diversas causas que pueden ser propias o externas. Su color es amarillo auto y cuando se activa se ponen en funcionamiento los 4 intermitentes a la vez de forma intermitente. Imagen: Daniel Lobo






SITUACIONES EN LAS QUE UTILIZAR LAS LUCES DE EMERGENCIA CORRECTAMENTE


Aunque no existe un manual que recoja todas las circunstancias en las que debemos utilizar las luces de emergencia, vamos a mostrarte algunas situaciones en las que las luces de emergencia se utilizan de forma correcta

- En vías interurbanas, cuando se produzcan retenciones del tráfico puntuales. Este tipo de situaciones suelen hacernos disminuir la velocidad considerablemente en un breve espacio de tiempo, incluso teniendo que llegar a detener el vehículo. Su uso advierte al resto de usuarios de que se está produciendo una situación excepcional, en la que el tráfico es más lento de lo habitual y tenemos que modificar la velocidad para evitar una colisión. 

- Si detectamos humo o fuego en las inmediaciones de la vía por la que circulamos, es aconsejable avisar con las luces de emergencia al resto de usuarios de que posiblemente se ha producido un accidente y lo más probable es que tengamos que realizar alguna maniobra excepcional en un momento determinado. 

- En caso de avería, advertiremos con las luces de emergencia dicha situación. En este caso estamos indicando que tenemos problemas para circular, vamos a reducir la marcha a una velocidad anormal y que probablemente vamos a tener que parar el vehículo o salirnos de la vía por la que circulamos. 




- Cuando detectamos en las proximidades a un vehículo prioritario en servicio de urgencia (ambulancia, policía, bomberos, etc), utilizaremos las luces de emergencia para advertir a otros usuarios de que posiblemente vamos a tener que realizar cualquier maniobra para facilitar la circulación de dicho vehículo, ya sea disminuir la marcha, apartarse o detener el vehículo.

- Una circunstancia que puede hacernos perder la atención y por tanto llegar a perder el control de nuestro vehículo en un momento determinado es la presencia de un insecto dentro de nuestro habitáculo. La reacción en este caso es imprevisible, en ocasiones el conductor puede asustarse, sentir miedo por una picadura, intentar echar a este invitado del vehículo, etc. Sería aconsejable que nuestra primera reacción fuera encender las luces de emergencia para avisar al resto de usuarios, pues al modificar la conducta y atención se puede perder el control del vehículo, realizar desplazamientos laterales inesperados, modificar de forma inconsciente la velocidad, etc. Imagen: Leogirly4life




- Una indisposición mientras estamos conduciendo también es motivo suficiente para utilizar las luces de emergencia. Un mareo repentino, perdida de visión, síntomas de sueño, dolor inesperado, etc., son circunstancias en las que no podemos predecir si vamos a reaccionar con la suficiente eficacia para no poner en peligro al resto de usuarios de la vía. Por esta razón, es aconsejable utilizarlas para advertir a otros conductores de que algo no va bien. 

- Las normas regulan cómo debemos detener, parar y estacionar tanto en vías urbanas e interurbanas, advirtiendo de si debemos dejar puesto algún tipo de alumbrado o no se considera preciso. 

Por ejemplo, si hemos realizado una parada en doble fila de forma correcta, normalmente utilizaremos el intermitente del lado de la calzada donde hayamos parado nuestro vehículo, pero si nos damos cuenta de que el mismo puede reducir sensiblemente la visibilidad del resto de usuarios, utilizaremos las luces de emergencia.  Pero cuidado,  esto no es lo mismo que parar obstaculizando el tráfico de la vía, por lo que las luces de emergencia no nos autorizan a realizar está maniobra al estar prohibida. 

Como puedes comprobar, existen numerosas circunstancias en las que utilizar las luces de emergencia es obligatorio y otras en las que es conveniente, haciéndolo en ambos casos de forma correcta. Tan solo debes plantearte una pregunta, ¿estoy poniendo en peligro a otros usuarios con mi circulación o situación en la vía?




No hay comentarios:

Publicar un comentario